miércoles, 23 de marzo de 2011

Cascadas de Oneta y Pico Panondres. Concejo de Villayón.

Hola a tod@s:


En este descanso quincenal el día reservado para una nueva actividad montañera, siempre que la climatología lo permitiese, era el sábado en lugar del habitual viernes. El motivo: Eva tenía la competición de gimnasia rítmica que cada año se celebra en Luarca organizado por el club Recta Final. Si bien es verdad que a su vez Enol tenía en Oviedo su competición de ajedrez, de aquí a Junio los dos tienen casi todos los fines de semana “competitivos”, en esta ocasión, tras “arduas negociaciones”, acompañé a las féminas optando así por realizar una actividad en el occidente a la vez que podía animar a Eva en su competición y hacerles de “chofer” en el desplazamiento.

En los días previos había barajado varias posibilidades de rutas , gracias Jonatan por la sugerencia de las Foces del Esva –quedan en la libreta de pendientes-, y finalmente una aportación en el blog amigo de Trotones inclinó la decisión final por las cascadas de Oneta. Había oído hablar de ellas pero por las fotos que vi en la descripción de su ruta la decisión estaba clara.





Esta es la narración de la jornada:

Cascadas de Oneta

Photobucket





Sábado 19 de Marzo.Luarca. Nueve cuarenta y cinco de la mañana. Polideportivo municipal Pedro Llera Losada. Tras dejar a Eva y su madre, a las diez es el desfile inicial en el que deben estar todas las participantes, aunque Eva compite a las 18,30, emprendo camino hacia Oneta. Opto por la AS-36 Luarca- Villayón. Carretera en sus primeros kilómetros en obras y después, en total 36 kilómetros de recorrido, sinuosos pero por un valle hermoso
Photobucket

que atraviesa numerosos pueblos: Belén, Tejedal, Siñeriz para alcanzar el alto de El Sagredal desde el que hay esta vista en la que destaca el perfil de Penas Amariellas sobre el que se vé la costa Naviega
Photobucket

y descender a la población de Oneta, abajo a la izquierda, punto de partida de la ruta.
Aparco junto a unos paneles informativos sobre las opciones turísticas de los concejos integrantes del parque histórico del Navia y en los que en concreto hablan de las cascadas y molinos de Oneta y desde allí, sigo las indicaciones
Photobucket

que en todo momento dirigen al visitante hacia este hermoso monumento natural.
En los primeros metros de la aproximación, se atraviesa el pueblo de Oneta
Photobucket


para luego atravesar la amplia vega que se abre hacia el oeste.
Photobucket

 Un nuevo poste nos indica que ha de girarse a la izquierda –a la derecha se va al cementerio-
Photobucket

iniciando un suave descenso que lleva a la zona alta de la cortada que origina la primera cascada. Saliendo del camino hacia las ruinas de una cabaña que hay a la izquierda (punto rojo),
Photobucket


vemos como el pequeño reguero de Oneta ha tallado en la roca su pequeño cauce, a modo de minidesfiladero,
Photobucket

para embocar con fuerza la caída que forma la primera cascada.
Photobucket
Photobucket

Y que unos metros mas a la derecha de esta posición podemos ver con esta perspectiva
Photobucket

Volviendo de nuevo al camino, se sigue descendiendo hasta encontrar esta cabaña
Photobucket


Desde la que por una senda algo mas estrecha y con mayor desnivel, se baja junto a estos pinos
Photobucket
Photobucket


Para llegar a la parte baja de la cascada que de mano me deja impresionado.
Photobucket


Es temprano y el sol está empezando a despuntar por encima del farallón rocoso desde el que se precipitan las aguas de la cascada lo que facilita unos guapos efectos de luz en un paraje de gran belleza natural donde árboles, rocas y agua forman un espacio mágico y único que me absorbe y embelesa
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket


Tras este regocijo toca continuar aguas abajo en donde a escasos metros está ubicado el primer molino
Photobucket
Photobucket

Que a modo de museo etnográfico muestra a los visitantes sus entrañas
Photobucket

Photobucket
Photobucket



La ruta sigue ahora por la antigua canalización que llevaba agua al segundo molino, hoy convertida en camino y que por la margen derecha del río corre paralela a él
Photobucket

ofreciéndonos vistas y rincones como éstos
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket


Llegados a una curva a derechas, por el muro de la izquierda del canal, en un pequeño destrepe puede accederse al punto desde el que se precipita la segunda cascada, tal como se ve en la foto
Photobucket


Unas pequeñas cascadas
Photobucket
Photobucket


Anteceden al segundo salto al vacío de las aguas del Oneta que luce de esta guisa desde las rocas de la cortada
Photobucket


Hay que regresar al antiguo canal y proseguir por él un trecho
Photobucket


Para llegar al segundo molino
Photobucket
(vista hacia atras)


Donde nuevamente puede disfrutarse viendo sus diferentes partes
Photobucket
Photobucket

Desde el interior del molino, a través de la puerta vemos el camino que desciende a él desde arriba y otro que desde el nivel inferior se aleja de él
Photobucket


Hay que descender a esa parte baja y siguiendo este camino,
Photobucket

 llegar a las ruinas de esta cabaña unos pocos metros adelante
Photobucket


Y continuar por él hacia el río que ya se ve mas abajo
Photobucket


Al llegar a su nivel nos encontramos con esta estampa
Photobucket


Y esta zona de rocas y cascaditas
Photobucket


que bordearemos por la izquierda con cuidado pues ha de hacerse por rocas mojadas por las que es fácil resbalar y darse un buen chapuzón
Photobucket


y que son el último escollo antes de llegar a la segunda cascada
Photobucket

Pese a su menor altura, el paraje es realmente guapo con un pequeño pozo al que se precipitan las aguas del salto, rodeado de grandes rocas averdosadas
Photobucket

Photobucket
Photobucket


el juego de luces, sombras y las gotas de humedad en el aire dan lugar a una atmósfera irreal donde encontrarse con algún ser mitológico no sería sorprendente

Tras un buen tiempo gozando de tan maravilloso paraje, toca desandar el camino –opto por no buscar la tercera cascada de la que dicen tener un acceso complicado- hasta el pueblo de Oneta. En el regreso voy cruzándome con grupos de gente mas o menos bulliciosos deseosos de admirar estos lugares.

De nuevo en la vega así se ve la población con el cordal que desde el alto El Segredal, a la derecha, pasa por los picos Requeirón, Miro, Picón y Can o Panondres, izquierda, al que unas nubes tapan las antenas de TV que hay instaladas en su cumbre.
Photobucket


Como aún dispongo de tiempo suficiente, subo en coche hasta el alto El Segredal y ataco el cordal con el ascenso al pico Requeirón, por el prao que se ve para evitar los piornos
Photobucket


A la derecha se ve la Capiella Martín con unas nubes tapando su cumbre
Photobucket


Voy ganando altura cómodamente y desde la parte alta del prao, una vez metido en los piornos
Photobucket


bordeo la cumbre por su derecha y me dirijo a esa collada,
Photobucket


desde la que las vistas se abren al oeste hacia las Penas Amariellas y la costa naviega (incluso se ve el nuevo puente que cruza la ria)
Photobucket


y al norte, con la sucesión de picos del cordal que he de recorrer
Photobucket


Un senderín entre los piornos me adentra por una zona del Pico Miro
Photobucket

llevándome hacia la explanada que hay entre éste y el Picón por donde pasa la pista que viene desde la carretera de subida al alto El Segredal
Photobucket


Atravieso la explanada base de una gran antena y sigo por el prao hasta la zona alta por donde salgo a la pista
Photobucket
(vista hacia atrás)


Muy cerca ya del Picón y sus dos antenas, continuando hacia la collada que separa este pico de la siguiente prominencia rocosa
Photobucket


Y viendo que el terreno que continúa por la crestería está tomado por piornales muy grandes, decido seguir la pista y perder algo de altura (es una zona muy fea llena de columnas y cables que alimentan a los repetidores de telefonía y TV)
Photobucket
(vista hacia atrás)

Para dirigirme hacia el pico Panondres ya a la vista
Photobucket


Sopla un fuerte nordeste y poco a poco las nubes van cubriendo estos picos
Photobucket

vista atras del Picón y la pista desde la colladina
Photobucket

De tal forma que cuando estoy a escasos metros del vértice geodésico, se cubre rápidamente
Photobucket


Y aunque estoy en él casi media hora con la esperanza de que levante, no llego a ver mas allá de las casetas de los repetidores a escasos 30 mts.
Photobucket


Me imagino que desde este pico ha de tenerse una extraordinaria vista de toda la costa occidental. Me quedo con la duda aunque espero que cuando me ponga en contacto con los amigos del grupo de montaña Ibice que habían estado el día antes con un tiempo soleado, según cita de la tarjeta de cumbres, sean tan amables de facilitarme alguna foto que corrobore estas suposiciones mías.
Photobucket




El regreso, para no complicarme lo hice por la pista hasta la carretera y desde el entronque al alto poco menos de medio kilómetro.

Una vez en Luarca, disfruto de la actuación de Eva
Photobucket
Photobucket
Photobucket

Que obtuvo una buena recompensa a sus esfuerzos
Photobucket


Enol, por su parte, pasó con éxito por su competición de ajedrez y se clasificó para disputar el torneo Ramón Torán. Así que un día redondo para todos.



Bueno, en esta ocasión los tiempos orientativos, tan solo para el trayecto en coche:



Oviedo – Luarca…………………..50 minutos

Luarca – Oneta ( por la AS-36)…...45 minutos



Ya que el recorrido a pié por las cascadas es completamente subjetivo dependiendo del grado de curiosidad y admiración que a cada cual le produzca cada rincón del mismo. Desde el pueblo a la primer cascada son unos 15 minutos.
En cuanto a la ascensión al pico Panondres, desde el alto El Segredal empleé 45 minutos.

Y esto es todo. Espero que os haya gustado y os recomiendo muy muy mucho una visita a estas cascadas de Oneta, catalogadas como monumento natural del Principado de Asturias.
Saludos.