sábado, 2 de febrero de 2222

El por qué de este blog.



Hay recuerdos que aún a pesar de haber transcurrido ya casi cincuenta años, están frescos en la memoria.

En 1.973 poco podía imaginarme que aquel regalo que mi padre me hizo el 30 de marzo, pudiese influir en mi vida, lo que hasta el día de hoy lo hizo.
Aquella tarde, llegó a casa y me dijo: “Te traigo este libro que te va a gustar. Toma”. Y me dió este pequeño libro:

Portada y contraportada.


















Cual sería mi sorpresa cuando al abrirlo me encontré la dedicatoria:


































En aquel entonces, con 14 años, estudiando 4º de bachillerato y en plena adolescencia, ávido de aventuras, ni que decir tiene que lo devoré “en menos que canta un gallo”.
Aunque el argumento básico eran los dramas acaecidos en el Naranjo de Bulnes, narrados con un estilo muy directo, muy apasionado,muy polémico tal cual era su autor:
















también entré en contacto con un mundo del que hasta entonces nunca había oído hablar: la montaña. En aquellas páginas había una guía básica de “los vocablos que para el montañero tienen un sentido especial y es importante familiarizarse con ellos”:





Encontré también la historia de un mito que, como no, me hizo soñar:



































Y ví los primeros croquis y fotos de un “espacio” que desconocía pero en el que entreveía aventuras soñadas y un mundo por descubrir:









Ni que decir que el efecto que desencadenó aquel regalo, ni mi padre ni yo mismo éramos conscientes en aquella tarde de final de marzo del 73. No recuerdo que pasó por mi mente, ni como se forjó en mí la afición que desde aquel momento surgió en mi interior. Lo que sí tengo claro, sobre todo porque fruto de aquella “pasión” me volví metódico en este terreno, es que el 5 de Septiembre de aquel mismo año, hacía mi primer excursión de montaña, como no, viviendo en Oviedo, al Naranco. Y así la describí en una libreta que rimbombantemente abrí con el título de “ Historial montañero” y que afortunadamente aún conservo hoy en día:







Tras aquella primera,seguirían La Magdalena, Peñamayor, La Mostayal.....
En Enero de 1974 me federé y asocié al Grupo Montañero Vetusta donde con Chema Arguelles, Julián, Tano y tantos otros desarrollé y amplié mi afición:









Durante todos estos años, muchas han sido las excursiones realizadas, muchas las cumbres ascendidas:








muchos buenos momentos compartidos con amigos:
Jesús, Alberto y yo. Gamonal 1974 - Con Eva,Ana y Fernando.Refugio de Vegarredonda 1.976





Juan Carlos, Jose Ramón y el Zar. Albos 1.979 - Alberto. Torre de Enmedio 1.978



Hubo una primera etapa intensa; un periodo de inactividad…. largo; pero seguido de un reinicio, ahora, junto a mis hijos Eva y Enol muy prestoso. De todo esto trata este blog. Lo que hace cuarenta años se escribía en unas hojas de libreta para recordar nuevos caminos, ahora se escribe on-line, eso sí, con la misma pasión, con el mismo cariño que antes, pero sobre todo, y gracias a las nuevas tecnologías, para compartirlo con más gente, con más “amigos” que disfrutan de esa misma afición que es la montaña y quien sabe si en algún lector podrán despertar estas modestas narraciones la misma aficción que aquel libro despertó en mí.
Poco a poco espero ir construyendo este blog tanto con las nuevas rutas que iremos haciendo, como con el material que el paso del tiempo ha respetado y aún conservo

descripciones en la libreta fundamentalmente:






Tarjetas de cumbres:






Fotos:
En el refugio del Meicin. Julio 1.975 - Bajando del Portillín con Ana, Eva y Fernando. Septiembre 1.975





subiendo a Peña Santa de Enol,con Eva, Ana y Fernando. Agosto 1.976 - Subiendo a Ubiña la pequeña con Alberto. Semana santa 1.979






y espero que sirva, aunque ya menos rimbombantemente, como recuerdo de mi afición por la montaña y como homenaje a mi padre que con aquel regalo hizo nacer en mí –¿fué sin saberlo?– la pasión por la montaña y todo lo que ello conlleva.

domingo, 12 de julio de 2020

Cuetu Pachón desde los Garrafes

Tras el periodo de confinamiento a causa de la COVID 19 realizo esta primera salida montañera el 8 de julio, acompañando a mi amigo Manuel que tantas ganas tenía de conocer esta zona. Como el reportaje completo ya lo tengo publicado AQUÍ  de la ruta realizada en abril del año paado, no repetiré toda la descripción. Tan solo añadiré algunas fotos del día que muestran una vez más la bellaza del lugar. Espero os gusten.

En las Infiestas salimos del mar de nubes

 Poco más arriba de las Infiestas así se ve el mar de nubes sobre el que destacan Airúa; Peña del Alba y Champaza
  Entrando a la vega de Chaseiro, como siempre....espectacular.
 Superada la vega, así se sigue viendo el mar de nubes...
 Los paredones calizos del Pachón y Huertos del Diablo, rotos por la canal
 A medio camino de Lingleo, una mirada atrás....
 Desde el Cueto Pachón: Contrafuertes de peña Rueda; la "pequeña" peña Arpín; Carba de Valseco; Tapinón; Siegalava sobre los puertos de Agüeria

  Tapinón; Siegalavá y Fariñentu

























Tapinón; Siegalavá y Fariñentu

























Los Cichos; Fontán Norte; Cigacha y Peña Redonda
Una vista atrás, nuevamente, hacia el mar de nubes


Bueno, espero que os haya gustado este reportaje tras el confinamiento. Poco a poco habrá que ir comenzando a retomar la actividad montañera y llevando adelante proyectos que la pandemia ha trastocado.
Hasta pronto
Saludos







.



















Pelitrón desde el Angliru



Tras la raquetada de diciembre al Remelende, no había vuelto a salir de monte hasta este 19 de febrero en el que en una escapada express hice desde el Angliru el Pelitrón. Ya le tenía ganas desde que hiciese el  Champaza, así que de la manera más fácil me saqué la espinita. Os pongo aquí tres vistas desde la cumbre y en breve completaré el reportaje.

 Hacia el Gamoniteiru
 Hacia el Moncuevu
 Hacia Champaza, Peña del Alba; Peña Rueda y las Ubiñas


En breve, todo el reportaje.
Saludos

lunes, 27 de abril de 2020

Raquetada por el Remelende y sierra de Mongayu desde las Señales.

El pasado 4 de diciembre,acompañé a Manuel a una raquetada por el Remelende y la sierra de Mongayu. Madrugamos pues Manuel quería intentar ver al gato montés por las vegas cercanas a Puebla de Lillo, aunque la suerte no acompañó. Pero sí que a temprana hora estábamos en el puerto de las Señales, donde comenzaba a despuntar el sol y desde donde emprendimos una estupenda raquetada, con la nieve en perfectas condiciones, hacia la cumbre del Remelende para después seguir por la sierra de Mongayu hasta el picu Moneo y desde él, bajar por los Llanos de Utras, a la parte alta de la Vega Arenera y volver a las Señales.

Os dejo unas fotos comentadas y al final un enlace con todas las fotos de la ruta

Comienzo de la raquetada. Algunos montañeros habían madrugado más y ya había abierta huella

desde el collado Remelende, vistas hacia Recuencu, Zorru, Ten, Pileñes y Picos de Europa entre otras cumbres

Vistas desde la cumbre del Remelende hacia la sierra del Mongayu y cumbres de San Isidro. A la derecha del mojón, Cantu del Oso.

Hacia el valle de Tarna  con Tiatordos, Maciédome y Recuencu, entre otras cumbres

Remelende desde  el pico Mongayu con Mampodres, al fondo y pico Lago a la derecha

detalle de arbusto helado

Crestería de la Bardera con peña del Viento, Cascayón y Corteguerón al fondo, a su derecha

Remelende, al fondo, con el Llanón de Utras y el arroyo los Carros a nuestros pies

Descenso hacia el arroyo los Carros con pico Lago y Mmapodres, al fondo

desde el arroyo los Carros, pico San Justo

En la ladera que da ya al puerto de las señales, Vega Arenera y pico del Águila y pico San Justo

vistas desde esa misma ladera hacia la montaña Palentina con el valle del rio Riosol, en primer plano

Pico del Águila llegando a la carretera del puerto de las Señales

El Torres, siempre desafiante, en el viaje de regreso

Pinchando en este enlace puedes ver todas las fotos de la raquetada.

Espero que os haya gustado.
Hasta pronto.
Saludos.






.

sábado, 11 de abril de 2020

Despedida del año en el Pozúa.



Tras la raquetada por el Remelende, había ganas de despedir el año montañero y coincidió poder organizar una salida el día 29 de diciembre. Al igual que el 29 de diciembre del pasado año 2018 que la había realizado con Susi y Pedro, en éste nos acompañó Manuel y no pudo hacerlo Lola que con su patina trasera mala, no puede hacer ya el esfuerzo que requieren las  rutas de montaña. En esta ocasión y con la idea de ir preparando mi proyecto para el verano que viene, la ruta elegida fue hacer el Pozúa desde el Pontón.

Quedamos temprano en el aparcamiento del alto del Puerto donde reinaba un tremendo frío aunque los cielos estaban despejados y, ateridos de frío, tras cruzar la carretera avanzamos por el prado para atravesar los escobales y adentrarnos en el bosque. En estos primeros momentos, ni tan siquiera saqué una sola foto.
El bosque, con pronunciada pendiente, pronto nos hace entrar en calor y tras parar para sacarnos de encima algo de ropa, comienzo a tomar alguna fotografía

Vamos subiendo casi por la divisoria de vertientes dejando a nuestra derecha una hondonada
y poco a poco van clareando las copas de los árboles, pudiendo ver por momentos, a nuestras espaldas, las cumbres de Picos nevadas
Seguimos ganando altura y escorándonos a la izquierda, ganamos la cumbrera de la sierra desde la que podemos ver Oseja de Sajambre, diminuto bajo las cumbres de la zona: Beza; Jario; Valdepino y cumbres del macizo Occidental
así como las del central, a su derecha

Toca ir sorteando, unas veces por terreno algo más complicado por la vegetación y algún nevero helado y otras siguiendo un sendero, unas veces mas visible y otras por zona de escobales y neveros, diferentes prominencias de la propia crestería ahora ya con el Pozúa a la vista
Mientras que a nuestra izquierda divisamos el valle de Vegacerneja
y a nuestra derecha, el privilegiado enclave de la majada de Pozúa, con Pozalón y Niajo cerrando las vistas
Vamos avanzando a la par que las vistas se van magnificando, hacia atrás, con los macizos occidental y central a nuestra vista
y el Pozúa, cada vez mas cercano
Llegamos a un amplio collado a los pies del alto de las Arregueras, donde aprovechamos para picar algún tentempié y proseguimos camino
pero al llegar al nevero que baja del alto, decido quedarme allí. Mis compañeros tratan de animarme pero  me quedo y ellos continúan nevero arriba para acometer la última pala hacia la cumbre del Pozúa
Yo me acomodo y quedo disfrutando a la espera de su regreso de las espectaculares vistas de los macizos de Picos
 y voy viéndolos progresar hasta la cumbre
Al regreso, comemos en el collado y continuamos el descenso desandando los pasos hasta entrar nuevamente en el bosque


y la hondonada a la izquierda
para descender a los escobales y el prado que ahora, si fotografío
Como era bastante pronto aún, Manuel y yo vamos hacia la zona de Riaño a probar suerte en busca de realizar algún avistamiento de gato montés. Desde el pantano de Riaño, así de guapo pudimos ver al Espigüete

y aunque no alcanzamos nuestro objetivo de ver al gato montés, la Naturaleza nos regaló un avistamiento de un zorro paseando entre buitres que estaban en una ladera…
    ( Foto: Manuel Fdez. Sánchez)

las últimas luces del día, nos dejaron esta imagen de los Mampodres cuando llegábamos al puerto de las Señales

Como podéis ver las fotos no tienen el mismo formato que en otras ocasiones. Fué debido a que la cámara quizás por el frío, no me funcionó y están sacadas con el teléfono.

Espero que os guste esta ruta de despedida del año.
Un saludo.
Hasta pronto.




.