sábado, 2 de febrero de 2222

El por qué de este blog.



Hay recuerdos que aún a pesar de haber transcurrido ya casi cincuenta años, están frescos en la memoria.

En 1.973 poco podía imaginarme que aquel regalo que mi padre me hizo el 30 de marzo, pudiese influir en mi vida, lo que hasta el día de hoy lo hizo.
Aquella tarde, llegó a casa y me dijo: “Te traigo este libro que te va a gustar. Toma”. Y me dió este pequeño libro:

Portada y contraportada.


















Cual sería mi sorpresa cuando al abrirlo me encontré la dedicatoria:


































En aquel entonces, con 14 años, estudiando 4º de bachillerato y en plena adolescencia, ávido de aventuras, ni que decir tiene que lo devoré “en menos que canta un gallo”.
Aunque el argumento básico eran los dramas acaecidos en el Naranjo de Bulnes, narrados con un estilo muy directo, muy apasionado,muy polémico tal cual era su autor:
















también entré en contacto con un mundo del que hasta entonces nunca había oído hablar: la montaña. En aquellas páginas había una guía básica de “los vocablos que para el montañero tienen un sentido especial y es importante familiarizarse con ellos”:





Encontré también la historia de un mito que, como no, me hizo soñar:



































Y ví los primeros croquis y fotos de un “espacio” que desconocía pero en el que entreveía aventuras soñadas y un mundo por descubrir:









Ni que decir que el efecto que desencadenó aquel regalo, ni mi padre ni yo mismo éramos conscientes en aquella tarde de final de marzo del 73. No recuerdo que pasó por mi mente, ni como se forjó en mí la afición que desde aquel momento surgió en mi interior. Lo que sí tengo claro, sobre todo porque fruto de aquella “pasión” me volví metódico en este terreno, es que el 5 de Septiembre de aquel mismo año, hacía mi primer excursión de montaña, como no, viviendo en Oviedo, al Naranco. Y así la describí en una libreta que rimbombantemente abrí con el título de “ Historial montañero” y que afortunadamente aún conservo hoy en día:







Tras aquella primera,seguirían La Magdalena, Peñamayor, La Mostayal.....
En Enero de 1974 me federé y asocié al Grupo Montañero Vetusta donde con Chema Arguelles, Julián, Tano y tantos otros desarrollé y amplié mi afición:









Durante todos estos años, muchas han sido las excursiones realizadas, muchas las cumbres ascendidas:








muchos buenos momentos compartidos con amigos:
Jesús, Alberto y yo. Gamonal 1974 - Con Eva,Ana y Fernando.Refugio de Vegarredonda 1.976





Juan Carlos, Jose Ramón y el Zar. Albos 1.979 - Alberto. Torre de Enmedio 1.978



Hubo una primera etapa intensa; un periodo de inactividad…. largo; pero seguido de un reinicio, ahora, junto a mis hijos Eva y Enol muy prestoso. De todo esto trata este blog. Lo que hace cuarenta años se escribía en unas hojas de libreta para recordar nuevos caminos, ahora se escribe on-line, eso sí, con la misma pasión, con el mismo cariño que antes, pero sobre todo, y gracias a las nuevas tecnologías, para compartirlo con más gente, con más “amigos” que disfrutan de esa misma afición que es la montaña y quien sabe si en algún lector podrán despertar estas modestas narraciones la misma aficción que aquel libro despertó en mí.
Poco a poco espero ir construyendo este blog tanto con las nuevas rutas que iremos haciendo, como con el material que el paso del tiempo ha respetado y aún conservo

descripciones en la libreta fundamentalmente:






Tarjetas de cumbres:






Fotos:
En el refugio del Meicin. Julio 1.975 - Bajando del Portillín con Ana, Eva y Fernando. Septiembre 1.975





subiendo a Peña Santa de Enol,con Eva, Ana y Fernando. Agosto 1.976 - Subiendo a Ubiña la pequeña con Alberto. Semana santa 1.979






y espero que sirva, aunque ya menos rimbombantemente, como recuerdo de mi afición por la montaña y como homenaje a mi padre que con aquel regalo hizo nacer en mí –¿fué sin saberlo?– la pasión por la montaña y todo lo que ello conlleva.

viernes, 20 de diciembre de 2019

Borrado de imágenes.

Termina el año 2019 y me encuentro con la desagradable sorpresa del borrado de imágenes de las rutas desde el 2011 al 2017 por parte del servidor donde las tenía alojadas.

Pido disculpas por éllo -iré remediándolo con la subida nuevamente de las mismas desde otro servidor, lo que me llevará un tiempo considerable, y si a alguien le interesase ver las fotos de alguna de las rutas, le pido me lo haga saber dejándome un comentario en esta misma entrada del blog, así como un mail a donde le pueda hacer llegar un enlace con miniaturas de las mismas.

Desearos, pese a todo, un feliz 2020

domingo, 8 de diciembre de 2019

Jario y pico Naón.



El pasado 10 de agosto encontrándome, como cada año, en Soto de Sajambre  pasando unos días familiares aproveché para acercarme al Jario.

La intención inicial era  subirlo desde  Llabeño a la horcada Llabeño y luego toda la ladera arriba hasta la cumbre por lo que salí de casa tomando la pista de Vagabaño dejando Soto y la vista de peña Beza atrás

en la primera curva de herradura, de izquierdas, que se encuentra, sale un ancho camino

que se adentra en el bosque

ganando a los pocos metros un pequeño collado

donde se bifurca, un ramal sale hacia abajo –este no es el correcto- y otro hacia arriba bordeando los prados que hay al frente del collado

perfectamente marcado y delimitado por muria de piedras e importantes fayas. Se trata del Toso Agüeres. Antiguo camino que antes de la construcción de la pista daba acceso a prados, fincas y a esta parte del bosque.

Alcanzada la parte alta de los prados, el camino entra en un pequeño rellano y gira a la izquierda

ganando altura entre las fayas (el día anterior había caído una fuerte tormenta de agua y la huella de la escorrentía aún estaba marcada sobre el camino)

hasta desembocar nuevamente en la pista a Vegabaño, habiendo evitado la gran curva que esta hace para ganar altura por la zona de El Fortín.

Según se alcanza la pista, el camino continúa enfrente nuevamente por el bosque si bien atraviesa una zona de llamargas que tras el agua caída ayer imagino estará impracticable, por lo que continúo en esta ocasión pista arriba disfrutando del recorrido

hasta alcanzar el mirador de Los Porros

balcón magnífico hacia Oseja, Pica Ten y todo el valle

Desde el mirador oteo el camino a seguir hasta la cumbre, según el plan inicial, y la verdad es que veo demasiada vegetación, no tanto la parte baja por la que sé que hay pista hasta la misma Horcada Llabeño, sino desde esta hasta la cumbre. Son 500 mts de desnivel y no me apetece mucho pasarlos entre cotoyas.

Finalmente decido seguir pista arriba a Vegabaño dejando a un lado la desviación que va a Llabeño

Una hora de caminar pista arriba que sobrellevo de la mejor manera posible disfrutando del paisaje siempre espectacular.

Entro en las prederías de Vegabaño y sigo la pista que lleva hacia el puerto de Dobres sin bajar al refugio. Al regreso visitaré a Nuria y Julián y tomaré la siempre “gratificante” cerveza tras el ascenso a la cumbre. El día se presenta espectacular y así luce el occidental cuando paso sobre el refugio

al igual que Beza que no se resigna a perder protagonismo frente a las cumbres de áquel

Las indicaciones son precisas y muy de agradecer

dirigiendo a los visitantes de la zona hacia el camino correcto según sea su destino

En un primer momento, la traza que dirige hacia el Jario es un ancho camino

que poco a poco y según va ganando altura, va perdiendo entidad

pero que siempre está perfectamente marcado y con numerosos jitos 

hasta alcanzar las praderías de Llarella

con su bien cuidada y solitaria cabaña, viendo el amplio collado de la Boca Neón enfrente, situado entre el Jario a su izquierda y el pico Neón, a su derecha.

Hago una parada para picar algo en la cabaña y emprendo el camino. Desde aquí, hay numerosas “variantes” que nos llevan hasta el Jario. 

Desde la cabaña, en esta ocasión, salgo hacia el bosquete de la izquierda –siempre queda guapa la vista de la cabaña y Beza detrás-

para luego trazar una diagonal cruzando toda la pradería hacia la derecha siguiendo alguno de los senderos de ganado
 (vista hacia atrás)

para adentrarme en una marcada canal que asciende hacia la boca Neón 

son algo menos de 400 mts de desnivel que se salvan poco a poco

disfrutando de las vistas que con la altura ganada se van abriendo tanto por detrás con la Cotorra de Escobaño asomando por delante de las cumbres del Occidental

como hacia la izquierda, en el sentido del ascenso, con cumbres de la zona de Collado Jermoso –Llambrión, Palanca, Friero…- asomando a la derecha de La Bermeja

Cuando se alcanza el collado, las vistas se abren hacia el Pozúa; Peña Mora; Ten; Pileñes; Pozalón y Niajo; Mampodres….

Al lado contrario, el Occidental, zona del Frade; el hayedo de Cuesta Fría; La Cotorra y toda la zona de Llarella con la cabaña en el límite del bosque y la canal por la que he subido a la izquierda de la foto en sombra.

Mientras vemos a nuestra izquierda, los escasos 150 mts de desnivel que restan hasta la cumbre del Jario

Un último “esfuerzo” siempre con magníficas vistas

hasta alcanzar la cumbre

Las vistas siempre espectaculares
al Este
 
 al sureste:

al Sur:

al oeste:

al noroeste:

al norte:

Mientras disfruto de tanta belleza, llegan Laura y Oscar una pareja de Soria que están maravillados. Charlamos largamente. Me hacen la foto de cumbre antes de proseguir su camino.

Hay tiempo. Voy hasta la “cumbre secundaria” desde donde veo unas vacas rumiando en un verde collado situado en la ladera que baja hacia Oseja. Decido bajar por ella unos metros.

Veo la fuente Neón

También El Friero

Y contemplo la “valentía” de una vaca a escasos metros de un imponente cortado. Por la tarde Santiago y Enrique me comentarían que es normal. Lo hacen para aprovechar las corrientes de aire….

Comienzan a aparecer algunas nubes por las cumbres

subo de nuevo a la cumbre principal y emprendo el descenso hacia la Boca Neón. Desde arriba, la ladera parece “menos pindia”

El paisaje sigue llamando la atención

Miro atrás y descubro “la esfinge”…por un momento creo estar ¡¡¡en Egipto!!!

Llego casi sin esfuerzo al Pico Neón desde el que así se ve la Boca Neón; el Jario; la pica Samaya y zona del Friero

Oseja

Soto

La niebla comienza a ganar terreno en las alturas y a subir por Carambo

y hasta parece siluetear la Esfinge.

Recuerdo que siempre me han comentado Santiago y Enrique “cuando la niebla entra por Carombo estate atento porque enseguida cubre y se queda”. Así que emprendo el descenso. De nuevo a la canal. Por élla, aún con niebla, se llega bien a la cabaña de Llarella.

 Hay que descenderla hasta encontrar las ruinas de la antigua majada y desde éllas, seguir abajo con tendencia a la derecha

Desde la cabaña, la entrada al bosque está cerca y el sendero marca el punto exacto

luego ya es seguir el sendero jitado hasta el refugio. Sigo disfrutando de rincones del hayedo



Ya en la pista, pronto se encuentra el cartel que indica la salida desde élla hacia el refugio siguiendo el cierre

hasta el puente de madera y la instalación del refugio de Vegabaño

Un lugar mágico donde Nuria, Julián y sus niños hacen la estancia encantadora.

Charlando con ellos espero la llegada de Begoña y Lola que subieron a dar un paseo para reencontrarnos y bajar juntos a casa

La niebla se ha ido adueñando del paisaje aunque aún está alta. 

Bajamos por la pista hasta encontrar la entrada al camín vieyu

que baja a Soto por Miraño.

Dando por finalizado un día estupendo. 
Una ruta más que contaros y de la que como siempre os dejo unos tiempos meramente orientativos de la misma:

Recorrido a pié:
Soto de Sajambre - Mirador de los Porros (por el Toso Agüeres).......................... 30´
Mirador de los Porros - Llarella............................................................................110´
Llarella - Boca Naón............................................................................................  40´
Boca Naón -cumbre Jario....................................................................................  15´
cumbre Jario - Boca Naón - pico Naón................................................................  25´
Pico Naón - Boca - refugio Vegabaño................................................................... 40´



Espero que os haya gustado. 
Hasta pronto.









.