sábado, 2 de febrero de 2222

El por qué de este blog.



Hay recuerdos que aún a pesar de haber transcurrido ya casi cincuenta años, están frescos en la memoria.

En 1.973 poco podía imaginarme que aquel regalo que mi padre me hizo el 30 de marzo, pudiese influir en mi vida, lo que hasta el día de hoy lo hizo.
Aquella tarde, llegó a casa y me dijo: “Te traigo este libro que te va a gustar. Toma”. Y me dió este pequeño libro:

Portada y contraportada.


















Cual sería mi sorpresa cuando al abrirlo me encontré la dedicatoria:


































En aquel entonces, con 14 años, estudiando 4º de bachillerato y en plena adolescencia, ávido de aventuras, ni que decir tiene que lo devoré “en menos que canta un gallo”.
Aunque el argumento básico eran los dramas acaecidos en el Naranjo de Bulnes, narrados con un estilo muy directo, muy apasionado,muy polémico tal cual era su autor:
















también entré en contacto con un mundo del que hasta entonces nunca había oído hablar: la montaña. En aquellas páginas había una guía básica de “los vocablos que para el montañero tienen un sentido especial y es importante familiarizarse con ellos”:





Encontré también la historia de un mito que, como no, me hizo soñar:



































Y ví los primeros croquis y fotos de un “espacio” que desconocía pero en el que entreveía aventuras soñadas y un mundo por descubrir:









Ni que decir que el efecto que desencadenó aquel regalo, ni mi padre ni yo mismo éramos conscientes en aquella tarde de final de marzo del 73. No recuerdo que pasó por mi mente, ni como se forjó en mí la afición que desde aquel momento surgió en mi interior. Lo que sí tengo claro, sobre todo porque fruto de aquella “pasión” me volví metódico en este terreno, es que el 5 de Septiembre de aquel mismo año, hacía mi primer excursión de montaña, como no, viviendo en Oviedo, al Naranco. Y así la describí en una libreta que rimbombantemente abrí con el título de “ Historial montañero” y que afortunadamente aún conservo hoy en día:







Tras aquella primera,seguirían La Magdalena, Peñamayor, La Mostayal.....
En Enero de 1974 me federé y asocié al Grupo Montañero Vetusta donde con Chema Arguelles, Julián, Tano y tantos otros desarrollé y amplié mi afición:









Durante todos estos años, muchas han sido las excursiones realizadas, muchas las cumbres ascendidas:








muchos buenos momentos compartidos con amigos:
Jesús, Alberto y yo. Gamonal 1974 - Con Eva,Ana y Fernando.Refugio de Vegarredonda 1.976





Juan Carlos, Jose Ramón y el Zar. Albos 1.979 - Alberto. Torre de Enmedio 1.978



Hubo una primera etapa intensa; un periodo de inactividad…. largo; pero seguido de un reinicio, ahora, junto a mis hijos Eva y Enol muy prestoso. De todo esto trata este blog. Lo que hace cuarenta años se escribía en unas hojas de libreta para recordar nuevos caminos, ahora se escribe on-line, eso sí, con la misma pasión, con el mismo cariño que antes, pero sobre todo, y gracias a las nuevas tecnologías, para compartirlo con más gente, con más “amigos” que disfrutan de esa misma afición que es la montaña y quien sabe si en algún lector podrán despertar estas modestas narraciones la misma aficción que aquel libro despertó en mí.
Poco a poco espero ir construyendo este blog tanto con las nuevas rutas que iremos haciendo, como con el material que el paso del tiempo ha respetado y aún conservo

descripciones en la libreta fundamentalmente:






Tarjetas de cumbres:






Fotos:
En el refugio del Meicin. Julio 1.975 - Bajando del Portillín con Ana, Eva y Fernando. Septiembre 1.975





subiendo a Peña Santa de Enol,con Eva, Ana y Fernando. Agosto 1.976 - Subiendo a Ubiña la pequeña con Alberto. Semana santa 1.979






y espero que sirva, aunque ya menos rimbombantemente, como recuerdo de mi afición por la montaña y como homenaje a mi padre que con aquel regalo hizo nacer en mí –¿fué sin saberlo?– la pasión por la montaña y todo lo que ello conlleva.

domingo, 1 de septiembre de 2019

Picos Mediodía y Valjarto. Macizo de los Mampodres.



Así de guapo lucía nuestro objetivo del día, cuando a las 8,15 de la mañana del pasado 4 de agosto nos encontramos en la plaza de Maraña Mary y Félix; Susi y Pedro; Viti; mi hijo, Enol; mi sobrino, Roque y yo mismo para, como cuando en 2017 hicimos el Cantu Cabroneru, Cebolledas y Beza, volver a disfrutar todos juntos un buen día montañero
La ruta estaba clara pues, por una u otra razón, todos teníamos ganas de coronar el pico Mediodía. Tras los primeros cambios de impresiones y saludos….¡¡¡en marcha!!! Para lo cual, retrocedemos unos metros por la carretera general para desviarnos a la derecha, cruzar el rio Maraña y comenzar a ascender por la pista dejando atrás Maraña y peña Hoguera
para poco a poco, bordeando la loma el Acebal,  ir acercándonos al valle en el que se asienta la laguna del Mampodre con el Mediodía y Valjarto a la vista, así como el collado Valjarto al que hemos de subir entre  éste y el pico de Cuesta Rosa a la izquierda

Sin embargo, cuando embocamos dicho valle, en vez de continuar por él, nos salimos de la pista a la izquierda y descendiendo unos metros, cruzamos el reguero de Mampodre y ascendemos siguiendo el “pastor eléctrico” de la finca hacia el alto de la morrena que tenemos enfrente

Sobre ella, encontramos un nuevo cierre de espinos y la vista, el valle de los Cosalinos que baja hacia Acebedo, otro posible punto de partida para alcanzar nuestra meta de hoy.
 En este punto, seguiremos hacia nuestra derecha el cierre de espinos que por el alto de la morrena nos llevará hacia la peña Prao de la Merina que en la foto se ve como la pequeña cumbre caliza “delante” del Mediodía y que bordearemos dejándola a nuestra derecha 

cruzando los bajeros de la ladera del Valjarto por una serie de diminutas vegas , en las que pronto encontraremos un marcado sendero,
para adentrarnos en la ancha canal que sube hasta el collado Valjarto
 vamos ganando altura poco a poco por élla, mientras hacia atrás las vistas se abren hacia peña Ten; sierra de Carcedo y Picos de Europa 
la subida es larga y tediosa pero a estas horas tempranas aún se puede aprovechar la sombra que cubre la vertiente izquierda para hacerla más llevadera
cuando por fín se llega al collado, vemos sobre el collado los Cerezales que se abre entre los picos Lázaro, a su derecha, y “otro” Mediodía, a su izquierda, peña la Collada y Yordas entre otras cumbres

mientras que a nuestras espaldas quedan Ten, Pileñes, Maciédome y Tiatordos

hacemos un breve descanso para picar algo. Desde el collado se sube directamente a la cumbre del Valjarto pero como nuestra idea es ir al Mediodía, cuando  reemprendemos camino, lo hacemos siguiendo  el sendero que bordea la ladera oriental del Valjarto
hasta colocarnos en su vertiente meridional a la entrada del circo que forman la peña Brava, el pico Mediodía y el propio Valjarto

desde aquí, y con la mirada puesta en un pequeño collado, seguiremos un sendero que pasando por debajo de un resalte rocoso que cae del hombro que baja desde la cima nos llevará a cruzar un pedrero
en el que hay un buen rebaño de rebecos

(vista atrás una vez cruzado el pedrero)

Para alcanzar el colladín

(nueva vista atrás al poco de superarlo para ver el recorrido efectuado)

Desde él, nos fijamos como recorrido pasar bajo el llamativo picacho piramidal que se eleva en mitad del circo y hacia él nos encaminamos

Pasando junto a una profunda sima que hay en su base
Para desde ella alcanzar otro pequeño colladín sobre una panda herbosa de rabiante verdor desde el que comenzaremos el ascenso, con fuerte pendiente, hacia la cuerda que baja desde el Mediodía al Valjarto


Llegando a la cuerda y mirando atrás, así vemos el recorrido efectuado hasta ahora

Vemos ya el picacho piramidal desde “arriba” y tras él, la peña Brava

Aún queda pendiente por superar, aunque la cumbre ya está mucho mas cercana

Y cuando alcanzamos el filo de la cuerda, las vistas se tornan espectaculares

A la vez que entroncamos con el sendero que viene desde el Valjarto

Un último esfuerzo a la vista de los más jóvenes 
y llegamos a la cumbre donde  ya estaban desde hace un tiempo.

Momentos para disfrutar, charlar e intercambiar opiniones con un montañero Leonés que llegó junto a nosotros procedente del Valjarto

Las vistas espectaculares.
Al norte:
Maraña y peña Hoguera; puerto de tarna con Remelende y Abedular; sobre el puerto: Senda, Carasca, Campigüeños, Maciédome y Tiatordos, Pileñes, Ten y macizo occidental, entre otras cumbres


Con zoom
Maraña, peña Hoguera y peñas de Panazal

Puerto de Tarna con Remelende y Abedular, algo cortado. Sobre el puerto:  Senda, Carasca y Campigüeños

Collau del Zorro, Pileñes y ten


 Hacia el este:
Con Valcerrao y Cuesta Rosa, en primer plano, valle de los Cosalinos; Acebedo; Lario; sierra de Pármede; Pozúa y macizos Occidental y Central de los Picos de Europa. Carrando el horizonte, cumbres de la montaña Palentina
 con zoom:
 Valle que desde la Uña sube a los puertos de la Fonfría con la sierra de Carcedo a la derecha; peña Mora; cuetu Rugueru; Niajo y macizo Occidental de Picos de Europa

Pozúa; cordillera de Pármede y macizo Central de Picos de Europa 


Hacia el sureste:
Sobre la loma que baja hacia el Valjarto y tras él la cumbre de Cuesta Rosa vemos nuevamente el “otro” Mediodía; collado los Cerezales; Lázaro; Yordas; peña la Collada; Gilbo; Peñas Pintas y Llerenes y en un último plano, montaña Palentina con Peña Prieta; Murcia y Espigüete entre otras

Con zoom
Curavacas; Murcia; Espigüete; Yordas y Mediodía con sus características pista y antenas

 Yordas; Bahulloso y Peña Collada


Al sur:
Circo glaciar; crestón de los Cubos y peña Brava y cumbres ya descritas anteriormente

Con zoom:
Peñas Pintas con sus tres cumbres: Huelde; Las Salas y Salamón; así como Llerenes, empastado por delante


Hacia el suroeste:
Tras la cumbre, el descenso hacia el collado del  Mampodre y sobre él, la cumbre del Valcerrao así como la Polinosa asomando levemente y la cuerda que llega a peña Bustil.  Sobre peña Bustil, el Susarón y a su izquierda el embalse del Porma.


Con zoom
Embalse del Porma y peña Valdorria entre otras destacadas cumbres

Susarón y Puebla de Lillo


Al oeste:
Valcerrao; collado Valverde; peña El Convento; La Cruz y la Uve. Empastado por delante, peña Salmanquino. Sobre el collado Valverde: peñón de San Justo y pico Torres, entre otras cumbres. A la derecha de la imagen, puerto de tarna y pico Remelende.

Con zoom:
Collado Valverde; Peñón de san Justo y pico Torres.

La Cruz y la Uve



Al noroeste
Gran parte de las cumbres ya descritas viéndose ahora mejor la zona del puerto de Tarna y cumbres de Caso y Ponga así como valle de Riosol; peña Hoguera y Maraña

Seguíamos la charleta en cumbre

Pero había que ir pensando en bajar así que foto de cumbre

 (foto: Viti)

Y foto mía con Enol 
 (foto: Viti)

Una última imagen de unas florinas con el fondo ya descrito hacia el este

Y comenzamos a descender la loma al encuentro del sendero que nos llevará hacia el Valjarto

Sendero que tras unos iniciales jitos, comienza a marcarse en el terreno

Y por la crestería, bordeando primero una elevación por su cara norte, nos acerca al Valjarto.

La pendiente es grande aunque el avance no presenta dificultad y atrás vamos dejando la cumbre del Mediodía

Con esta espectacular vista a nuestra izquierda 

Aún queda por delante una pequeña elevación de la crestería

Que bordeamos siguiendo el sendero

Y desde el colladín que forma ya con el propio Valjarto, disfrutamos de esta vista con mejor luz hacia el sur

El mismo sendero nos lleva cómodamente hacia la cumbre

Que se alcanza sin dificultad

Vista desde élla del recorrido efectuado

Foto de Enol en la cumbre

Y de Maciédome y Tiatordos envueltos por las nubes

No nos detenemos mucho pues las vistas son las mismas que desde el Mediodía así que iniciamos el descenso hacia el collado Valjarto

Por una larga panda herbosa, siempre con clara tendencia a la derecha e incluso en algún momento en travesía horizontal, buscando el collado y evitando los escarpes rocosos que aunque no se ven, dificultarían enormemente el descenso perpendicular hacia el valle

Quizás en esta foto se aprecie mejor. La flecha indica el punto al que descendemos desde la cumbre por la panda herbosa. Desde él, sigue el descenso en clara tendencia a la derecha, la travesía en horizontal y el siguiente descenso hasta el collado Valjarto desde donde está sacada la fotografía

Y donde volvemos a comer algo en la siempre agradable compañía de unos terneros con el pico Lázaro tras ellos

Una vez dada cuenta de las viandas, iniciamos el descenso por la larga canal


 si bien ahora, y con la intención de ir ahasta la Laguna, seguimos un claro sendero que hacia la mitad del descenso, se desvía claramente a la izquierda buscando el hombro que la cierra

Para traspasándolo, dar vista a la peña Prao de la Merina que ahora bordearemos por su izquierda, siempre siguiendo el sendero

Encarando desde su flanqueo, el circo del Mampodre con sus cumbres más conocidas frente a nosotros

Dejando a nuestra izquierda el Mediodía

Iremos descendiendo hacia la derecha

para ya en el fondo del circo

Salir a la misma laguna que a pesar de recibir aporte de agua, está muy menguada de extensión.

Desde la laguna contemplamos el Mediodía

Así como el conjunto de las dos cumbres que coronamos

Damos la espalda a tanta belleza

Prosiguiendo el camino en busca de la pista por la que nuevamente nos acerca a Maraña

Donde peña Hoguera vuelve a recobrar su fiero aspecto habitual que desde las cumbres había perdido.
 Dando por terminada esta bonita jornada de monte compartida por buenos amigos.


Espero que os haya gustado.
Hasta pronto.








.