sábado, 2 de febrero de 2222

El por qué de este blog.



Hay recuerdos que aún a pesar de haber transcurrido ya casi cincuenta años, están frescos en la memoria.

En 1.973 poco podía imaginarme que aquel regalo que mi padre me hizo el 30 de marzo, pudiese influir en mi vida, lo que hasta el día de hoy lo hizo.
Aquella tarde, llegó a casa y me dijo: “Te traigo este libro que te va a gustar. Toma”. Y me dió este pequeño libro:

Portada y contraportada.


















Cual sería mi sorpresa cuando al abrirlo me encontré la dedicatoria:


































En aquel entonces, con 14 años, estudiando 4º de bachillerato y en plena adolescencia, ávido de aventuras, ni que decir tiene que lo devoré “en menos que canta un gallo”.
Aunque el argumento básico eran los dramas acaecidos en el Naranjo de Bulnes, narrados con un estilo muy directo, muy apasionado,muy polémico tal cual era su autor:
















también entré en contacto con un mundo del que hasta entonces nunca había oído hablar: la montaña. En aquellas páginas había una guía básica de “los vocablos que para el montañero tienen un sentido especial y es importante familiarizarse con ellos”:





Encontré también la historia de un mito que, como no, me hizo soñar:



































Y ví los primeros croquis y fotos de un “espacio” que desconocía pero en el que entreveía aventuras soñadas y un mundo por descubrir:









Ni que decir que el efecto que desencadenó aquel regalo, ni mi padre ni yo mismo éramos conscientes en aquella tarde de final de marzo del 73. No recuerdo que pasó por mi mente, ni como se forjó en mí la afición que desde aquel momento surgió en mi interior. Lo que sí tengo claro, sobre todo porque fruto de aquella “pasión” me volví metódico en este terreno, es que el 5 de Septiembre de aquel mismo año, hacía mi primer excursión de montaña, como no, viviendo en Oviedo, al Naranco. Y así la describí en una libreta que rimbombantemente abrí con el título de “ Historial montañero” y que afortunadamente aún conservo hoy en día:







Tras aquella primera,seguirían La Magdalena, Peñamayor, La Mostayal.....
En Enero de 1974 me federé y asocié al Grupo Montañero Vetusta donde con Chema Arguelles, Julián, Tano y tantos otros desarrollé y amplié mi afición:









Durante todos estos años, muchas han sido las excursiones realizadas, muchas las cumbres ascendidas:








muchos buenos momentos compartidos con amigos:
Jesús, Alberto y yo. Gamonal 1974 - Con Eva,Ana y Fernando.Refugio de Vegarredonda 1.976





Juan Carlos, Jose Ramón y el Zar. Albos 1.979 - Alberto. Torre de Enmedio 1.978



Hubo una primera etapa intensa; un periodo de inactividad…. largo; pero seguido de un reinicio, ahora, junto a mis hijos Eva y Enol muy prestoso. De todo esto trata este blog. Lo que hace cuarenta años se escribía en unas hojas de libreta para recordar nuevos caminos, ahora se escribe on-line, eso sí, con la misma pasión, con el mismo cariño que antes, pero sobre todo, y gracias a las nuevas tecnologías, para compartirlo con más gente, con más “amigos” que disfrutan de esa misma afición que es la montaña y quien sabe si en algún lector podrán despertar estas modestas narraciones la misma aficción que aquel libro despertó en mí.
Poco a poco espero ir construyendo este blog tanto con las nuevas rutas que iremos haciendo, como con el material que el paso del tiempo ha respetado y aún conservo

descripciones en la libreta fundamentalmente:






Tarjetas de cumbres:






Fotos:
En el refugio del Meicin. Julio 1.975 - Bajando del Portillín con Ana, Eva y Fernando. Septiembre 1.975





subiendo a Peña Santa de Enol,con Eva, Ana y Fernando. Agosto 1.976 - Subiendo a Ubiña la pequeña con Alberto. Semana santa 1.979






y espero que sirva, aunque ya menos rimbombantemente, como recuerdo de mi afición por la montaña y como homenaje a mi padre que con aquel regalo hizo nacer en mí –¿fué sin saberlo?– la pasión por la montaña y todo lo que ello conlleva.

sábado, 14 de marzo de 2020

Responsabilidad ante todo.

Estos días en los que el Gobierno pide responsabilidad a la ciudadanía y que adoptemos medidas para atajar la expansión del coronavirus en la Sociedad, a quines nos gusta la montaña podría parecernos una buena oportunidad para "arrimar" hasta éllas: aire libre; poca o nula afluencia de gente... pero pensemos en todo y en tod@s y sigamos las recomendaciones oportunas...

YoMeQuedoEnCasa








.

domingo, 1 de marzo de 2020

Niajo y Pozalón por la Guaricia.


Ruta realizada el 24 de agosto de 2019.


Niajo y Pozalón o Pozalón y Niajo, para gustos colores o en este caso según por dónde se aborde la subida, eran dos cumbres que cada verano desde la ventana de mi habitación en la casa en Soto de Sajambre era la primera vista que tenía al despertarme y un día por otro, un año por otro...siempre habían quedado postergadas en la libreta de "pendientes". Cuando en agosto del pasado 2019 Susi y Pedro me propusieron arrimar hasta éllas, por fín vi la oportunidad de sacarlas de ese apartado de la libreta y hacerlas realidad, así que para allí que nos fuimos casi recién vuelto de la estancia estival en Soto. Este es el relato de aquel día.

La ruta la planteamos como circular con inicio y fin en Ribota de abajo desde la que así se veía el Niajo cuando llegamos a primeras horas de la mañana

Un dia que se presentaba expléndido en lo meteorológico. Me despisté un poco en la cuestión fotográfica y no hice ninguna foto del comienzo de la ruta pero cruzando el puente sobre el Sella en el fondo del pueblo, justo de frente sale la pista que va hacia el depósito de agua y que es por la que se inicia la ruta en pronunciada subida y al abrigo de la sombra que es de agradecer

pasaremos junto al depósito de aguas que sirve a la población y poco después encontraremos esta desviación debiendo seguir a la derecha, por el ramal de la izquierda regresaremos por la tarde,

el itinerario por la pista poco tiene que describir salvo que en ocasiones salva auténticos "muros" estando unas veces más despejada y otras algo más tomada por la vegetación pero siempre con una traza clara por la que es muy fácil de seguirla

y siempre a la sombra de los árboles del monte la Boya, lo cual es de agradecer cuando el sol calienta de lo lindo ya a primeras horas del día

Tras algo más de una hora de continua subida, llegamos al final del bosque y frente a  una "pindia" ladera que hace dudar si el camino prosigue por élla, con esta vista de Peña Santa de Castilla y parte del occidental a la vista,

proseguimos hasta alcanzar la fuente del Niajo -seca, por lo que conviene no fiarse y llevar suficiente líquido para la ruta- 

y  poco despues la propia Guaricia desde la que las vistas se agrandan ya abarcando una amplia panorámica hacia Sajambre con  Beza, Jario, occidental sobre Vegabaño y algunas casas de Soto entre las que alcanzo a divisar la ventana de mi habitación...

hacia atrás, Pica Ten, Pozúa y el llamativo prao con cabaña y árbol que bajo la peña El Castillo atravesaremos por la tarde para enlazar con el camino que desde el repetidor nos llevará de nuevo a Ribota

 pero para llegar ahí, aún queda mucha ruta. Asi que toca atravesar la Guaricia, muy tomada por los felechos

hasta su extremo norte, siempre buscando alguna traza que haga mas fácil en progresar siempre con ligero ascenso hasta toparnos con la alambrada que la cierra evitando la cortada que cae hacia los Beyos

Llegados a élla, hay que girar 180º y comenzar  el ascenso hacia el Niajo, con mucha calma y tranquilidad porque si hasta ahora parecía que habíamos ascendido mucho...queda aún más.

poco a poco vamos ganando el "horizonte" de la foto anterior y ampliando las vistas hacia atrás: por primera vez vemos Ribota desde donde hemos iniciado la ruta; Oseja; Soto y gran parte del macizo occidental entre Beza y Jario

si bien la placentera vista que hay hacia atrás ha de servir para acometer con ganas lo que aún hay hacia adelante que es una de esas laderas que a simple vista parecen inacabables

pero por las que hay que ir progresando sin prisas pero sin pausas, siempre con tendencia a la izquierda buscando el mejor terreno para progresar

siempre dosificando fuerzas y afrontando el ascenso con la fuerza moral necesaria

la pendiente es considerable

y continuada

de ésas que parece que nunca se acaban con el condicionante en esta época del año, al menos, de la vegatación que cubre toda la ladera y que no te permite "tantear" donde pisas
 
sin embargo, poco a poco se vislumbra mas cerca la cumbrera
a la que llegamos tras tres horas de continuado ascenso con esta vista de Ten y Pileñes

y muy a pesar nuestro un inmenso enjambre de hormigas aladas no nos permiten disfrutar de las vistas hermosas que desde la cumbre del Niajo se podrian contemplar.

Así y todo pude sacar estas panorámicas
Al noreste:
Tras la cumbrera del Niajo: Valdepino; Beza; Vegabaño; Jario. BAjo éllos, Soto y Oseja y tras éllos: Macizo occidental y parte del central 

hacia el este:
Pio; Oseja; Pica Ten; Friero y Salinas, en la sombra, y montañas hacia Panderruedas y montaña palentina, al fondo,

No nos queda otra que salir de la cumbre rápidamente a acometer la arista que lleva hacia el Pozalón

entretenida y espectacular

con continuos desniveles alguno de los cuales, como el de la anterior foto, que se salva por su izquierda

 para a continuación volver a la crestería

 y seguir avanzando por élla ya con la cumbre del Pozalón a la vista

si bien aún quedan algunos pasos espectaculares en los que como en toda la crestería hay que mantener siempre la concentración para evitar  cualquier percance

aunque tan solo hasta que no estamos cerca de la cumbre

 sea necesario ayudarnos con las manos en este único paso

tras el que coronamos el Pozalón

como, no....¡¡¡invadido también por las hormigas aladas!!!!

como puedo, subiendo y bajando busco desde donde hacer alguna foto y el resultado son éstas:

la arista recorrida 

detalle hacia el Pierzu

Pierzu, Tiatordos; Peloño...entre otros

Pío; pica Ten; Central....entre otros

Jario; Bermeja; Palanca; Llambrión; Friero; Salinas...

Ribota; Oseja; Soto; Beza; Jario y macizo central

y al igual que en el Niajo, sin poder disfrutar la cumbre, como tiros para abajo para librarnos de las hormigas 

en busca de el Carbanal

si bien antes pasamos por el collado del porru llagu

tras el que haremos una parada para comer algo y reponerme ya que no iba nada "fino" de fuerzas. Las vistas siguen siendo expléndidas a pesar de haber descendido muchos metros desde las cumbres. Ten; Pileñes; Maciédome; Zorru; Luengu

Maciédome; Zorru; Luengu; Tiatordos; Llambria...

Ten y Pileñes desde el mismo Llagu

 Zorru; Luengu y Tiatordos desde donde paramos a recuperar

Proseguimos camino dejando atras el Pozalón

y por marcado sendero  bajamos ahora en busca de las praderías de El Carbanal


donde a su misma entrada enlazamos con la pista que hacia la izquierda baja a Pío con la cumbre del Pozalón allá arriba

Nos esperan unos cuantos kilómetros de pista que sobrellevamos disfrutando con el paisaje


y por la que alcanzaremos primero un abrevadero en el que apagar nuestra sed -el primero en toda la jornada-

y otro bastante más adelante aunque más escondido

antes de abandonar la pista por una marcada y amplia desviación a la izquierda

que nos lleva hacia las antenas repetidoras de telefonía situadas en el prado que veíamos por la mañana


al que accedemos saltando la valla de maderas de la derecha, bajando hasta la cabaña
donde enlazaremos con el antiguo camino que discurría entre Pio y Ribota,

y por el que llegaremos al cruce que por la mañana dejamos a la izquierda poco más arriba del depósito de aguas de Ribota a la que llegaremos cerrando la bonita pero dura circular del día


Como siempre os dejo los tiempos siempre recordando que son meramente orientativos dependiendo en su caso de la climatología; el estado físico de cada uno y otros múltiples factores que no los hacen ser nada más que reflejo de lo empleado por los participantes en esta ruta y de sus propias circunstancias personales.

Recorrido en coche:
Oviedo - Ribota................................................145´

Recorrido a pie:
Ribota -final Monte la Boya...............................  75´
fuente Niajo - extremo norte de la Guariza.........  20´
extremo norte de la Guariza - cumbre Niajo.......180´ 
crestería entre Niajo y Pozalón..........................   60´
Pozalón - collado Porru Llagu...........................   30´
Porru Llagu - El Carbanal.................................   20´
El Carbanal - desvío pista hacia las antenas.......   60´
desvío - antenas...............................................     8´
antenas - Ribota..............................................    60´

Bueno, pues esto ha sido todo. Una circular exigente, muy prestosa pero que requiere buena preparación física; buena previsión de líquidos y mucha precaución por la crestería. Por lo demás unas vistas muy guapas. 
Espero que os haya gustado.
Saludos.







.