sábado, 2 de febrero de 2222

El por qué de este blog.



Hay recuerdos que aún a pesar de haber transcurrido ya más de cuarenta años, están frescos en la memoria.

En 1.973 poco podía imaginarme que aquel regalo que mi padre me hizo el 30 de marzo, pudiese influir en mi vida, lo que hasta el día de hoy lo hizo.
Aquella tarde, llegó a casa y me dijo: “Te traigo este libro que te va a gustar. Toma”. Y me dió este pequeño libro:

Portada y contraportada.

Photobucket

Cual sería mi sorpresa cuando al abrirlo me encontré la dedicatoria:
Photobucket

En aquel entonces, con 14 años, estudiando 4º de bachillerato y en plena adolescencia, ávido de aventuras, ni que decir tiene que lo devoré “en menos que canta un gallo”.
Aunque el argumento básico eran los dramas acaecidos en el Naranjo de Bulnes, narrados con un estilo muy directo, muy apasionado,muy polémico tal cual era su autor:

Photobucket

también entré en contacto con un mundo del que hasta entonces nunca había oído hablar: la montaña. En aquellas páginas había una guía básica de “los vocablos que para el montañero tienen un sentido especial y es importante familiarizarse con ellos”:
Photobucket


Encontré también la historia de un mito que, como no, me hizo soñar:
Photobucket

Y ví los primeros croquis y fotos de un “espacio” que desconocía pero en el que entreveía aventuras soñadas y un mundo por descubrir:
Photobucket


Ni que decir que el efecto que desencadenó aquel regalo, ni mi padre ni yo mismo éramos conscientes en aquella tarde de final de marzo del 73. No recuerdo que pasó por mi mente, ni como se forjó en mí la afición que desde aquel momento surgió en mi interior. Lo que sí tengo claro, sobre todo porque fruto de aquella “pasión” me volví metódico en este terreno, es que el 5 de Septiembre de aquel mismo año, hacía mi primer excursión de montaña, como no, viviendo en Oviedo, al Naranco. Y así la describí en una libreta que rimbombantemente abrí con el título de “ Historial montañero” y que afortunadamente aún conservo hoy en día:
Photobucket

Tras aquella primera,seguirían La Magdalena, Peñamayor, La Mostayal.....
En Enero de 1974 me federé y asocié al Grupo Montañero Vetusta donde con Chema Arguelles, Julián, Tano y tantos otros desarrollé y amplié mi afición:
Photobucket


Durante todos estos años, muchas han sido las excursiones realizadas, muchas las cumbres ascendidas:
Photobucket


muchos buenos momentos compartidos con amigos:
Jesús, Alberto y yo. Gamonal 1974 - Con Eva,Ana y Fernando.Refugio de Vegarredonda 1.976
Photobucket
Juan Carlos, Jose Ramón y el Zar. Albos 1.979 - Alberto. Torre de Enmedio 1.978



Hubo una primera etapa intensa; un periodo de inactividad…. largo; pero seguido de un reinicio, ahora, junto a mis hijos Eva y Enol muy prestoso. De todo esto trata este blog. Lo que hace cuarenta años se escribía en unas hojas de libreta para recordar nuevos caminos, ahora se escribe on-line, eso sí, con la misma pasión, con el mismo cariño que antes, pero sobre todo, y gracias a las nuevas tecnologías, para compartirlo con más gente, con más “amigos” que disfrutan de esa misma afición que es la montaña y quien sabe si en algún lector podrán despertar estas modestas narraciones la misma aficción que aquel libro despertó en mí.
Poco a poco espero ir construyendo este blog tanto con las nuevas rutas que iremos haciendo, como con el material que el paso del tiempo ha respetado y aún conservo

descripciones en la libreta fundamentalmente:
Photobucket

Tarjetas de cumbres:
Photobucket


Fotos:
En el refugio del Meicin. Julio 1.975 - Bajando del Portillín con Ana, Eva y Fernando. Septiembre 1.975
Photobucket

subiendo a Peña Santa de Enol,con Eva, Ana y Fernando. Agosto 1.976 - Subiendo a Ubiña la pequeña con Alberto. Semana santa 1.979
Photobucket


y espero que sirva, aunque ya menos rimbombantemente, como recuerdo de mi afición por la montaña y como homenaje a mi padre que con aquel regalo hizo nacer en mí –¿fué sin saberlo?– la pasión por la montaña y todo lo que ello conlleva.

sábado, 4 de marzo de 2017

Airúa Naval y senda La Bobia.

Hacía tiempo que tenía ganas de hacer este clásico de la montaña quirosana y por fín, el pasado 26 de febrero, junto con Susi y Pedro y “Lola” pude sacarla de la libreta de pendientes para hacerla realidad disfrutando de un gran día de montaña.
Tras ver varios reportajes sobre su ascensión, la ruta se planteó como una circular desde Tene ascendiendo por el collado Meanes y regresando por la Llinariega y senda La Bobia. Senda ésta que me llamó poderosamente la atención en varios reportajes publicados por amigos del grupo “Los de las Claras”.


Así pues, a la entrada de Tene quedé con Susi y Pedro, mis compañeros de hoy


y desde ahí ascendimos por las hormigonadas caleyas del pueblo hacia la parte alta del mismo, siempre a su derecha, 

hasta llegar a estas casas donde en vez de continuar hacia la pista, ascendemos por un viejo y pindio camino empedrado que sale pegado a su fachada izquierda


por el que ganaremos dicha pista habiéndonos ahorrado un buen trecho debido a la revuelta que aquella hace para ganar altura más cómodamente.

No seguiremos por la pista hacia el collado Meanes, opción válida pero poco atrayente, sino que a escasos cincuenta metros de avanzar por su caja, salimos de ella, a la derecha, por un inconfundible  sendero al estar su primer tramo recubierto de escombros de teja y ladrillo.

Pocos metros después, junto a una portilla de madera, en la bifurcación ahí  existente, seguimos el sendero más alto

que en unos metros se convierte en un precioso camino empedrado

Aquí, entre charla y charla, he de reconocer que no hice fotos aunque no hay pérdida alguna pues si bien pasamos por alguna bifurcación, siempre hay que seguir el empedrado y con tendencia ascendente a la izquierda. De esta manera alcanzamos la caja de la pista “lateral” que desde la que va a Meanes, sale a su derecha hacia las cabañas de Ichano. En la caja de dicha pista, seguimos por ella hacia la derecha
a bifurcación ahí  existente, seguimos el sendero más alto
        (vista atrás)

hasta llegar a un fondo de saco, con una cabaña y una portilla desde la que tenemos esta preciosa vista de Peña Rueda y sector de los Huertos de Diablo.

Justo enfrente de la cabaña sale, casi oculto, este sendero con fuerte pendiente, 

que pronto se convierte en camino empedrado primero, para pasar a embarrado después y por el que alcanzaremos la pista principal a la altura de las cabañas de Espinares, ya en la mortera fondera de Tene Desde aquí, siguiendo por la pista, hacia nuestra derecha, alcanzamos el collado Meanes. (Tampoco tengo fotos de esta parte del recorrido pero no tiene ninguna pérdida o dificultad para seguirlo.) Ya en el collado, cruzamos la portilla de maderas y nos adentramos en los terrenos de la mortera de arriba, con el pico Cascorbal a nuestra izquierda y asomando tras él, La Forcada y el Cuetu Mar

dejando a nuestras espaldas estas vistas de la zona de Las Ubiñas con Peña Rueda ante ellas

y frente a nosotros, la parte alta de la mortera con el collado que forma la peña Cernuda y la propia ladera de la Airúa, en la que destaca este resalte rocoso hacia el que hemos de dirigirnos


En su base hay un abrevadero


desde el que parte una senda que marcando un amplio y empinado zigzag, nos colocará sobre él


y desde la que admiramos la gran belleza de la mortera de arriba, situada en un maravilloso entorno entre el Cascorbal, peña Cernuda, la propia Airúa; con la sierra de Caranga detrás y la Sobia más allá

Aupados sobre el resalte, hemos de pasar una muria de piedras donde dejamos a nuestras espaldas la siempre presente vista de las Ubiñas y peña Rueda

para comenzar a abrirse las vistas al frente, ahora sobre la costa occidental asturiana y la zona de Grado, a la izquierda

mientras a la derecha, continúa el espolón norte de la sierra de Tene, hacia el que vamos avanzando por un sendero
(vista atrás marcado el resalte desde el que venimos avanzando, alineado justo delante del pico Gorrión)


que nos lleva a su lomo y desde el que las vistas se amplían hacia todo el norte: costa desde Luarca hasta Gijón; todos los concejos del centro asturiano destacando las poblaciones de Grado, Oviedo y Gijón; el Aramo….. una vista espectacular que desafortunadamente no reflejé en una buena panorámica.


En este punto, y tras disfrutar de las vistas, se gira 180º comenzando a ascender por el propio hombro de la sierra de Tene.
        (vista atrás)

Nosotros lo hacemos por la derecha de la panda que tenemos frente a nosotros, sin descender a una vallina algo más a la izquierda. Vamos arrimados al borde, ascendiendo por una zona más despejada de vegetación

que nos permite a su vez ir disfrutando de las vistas de la mortera de arriba y las cumbres y sierras que sobre ella se ven: Caranga; Gorrión; Sobia; cumbres nevadas de Somiedo ….

hasta que en un momento dado, giramos buscando el evidente punto por el que auparnos al resalte que tenemos a nuestra izquierda.

ya sobre él, vemos el camino restante hasta la cumbre

que se alcanza sin ninguna dificultad

Toca disfruta contemplando las vistas que nos ofrece hacia los cuatro puntos cardinales

Al norte

Al este

Al sur


al oeste

Foto de cumbre de Susi y Pedro


Y tras un buen tiempo de estancia en la cumbre, llega el momento de comenzar el descenso. Si el ascenso lo hicimos por la ladera oeste y el espolón norte de la sierra de Tene, el descenso lo haremos por la este y el espolón sur, para completar la circular. Así que desde la cima nos encaminamos por la amplia y llana cumbrera hacia el oriente, casi en dirección hacia la Gamonal

para asomarnos desde su borde a la amplia ladera que cae al valle existente entre Tene y la sierra del Aramo, desplegado éste en su totalidad frente a nosotros. 

Tomamos como referencia a donde dirigirnos, un punto algo más abajo de la terraza herbosa que hay a media ladera, con un característico árbol y donde imaginariamente, desde este punto en que estamos, parece entroncar con la pista que desde Bermiego va al collado del Pando La Mortera entre Tene y la sierra del Aramo, desplegado éste en su totalidad frente a nosotros

Hacia él descendemos siguiendo los jitos colocados en esta parte del descenso y que desde la terraza herbosa, mirando atrás, así de “caótico” parece ser


para acceder al pequeño “embudo” a la derecha del árbol

por el que llegamos al límite de la terraza, acentuándose desde ahí la pendiente de la ladera a la vez que aflora con mayor profusión la caliza

Hay que perder unos cuantos metros de desnivel descendiendo entre las calizas y la vegetación hasta que encontramos un marcado sendero que en diagonal descendente hacia nuestra derecha recorre la ladera

y que finalmente nos lleva hasta una portilla de madera

que hemos de cruzar en un giro de 180º

 y desde la que mirando atrás vemos parte del último tramo descendido por el sendero


Nada más cruzarla, con el herboso collado Pando la Mortera frente a nosotros, llegando a los primeros bloques calizos damos un brusco giro a la derecha y pendiente abajo nos metemos en el bosquete de robles para cruzarlo en busca de las praderías que se vislumbran tras él.

Ganadas éstas, seguimos por ellas en continuado descenso con el bosquete a nuestra derecha y el arroyo de las Agüeras, por el fondo del valle, a nuestra izquierda.

Desde este punto es donde comienza el track que adjunto con el reportaje.



Da gusto este tramo de descenso en el que se respira una especial tranquilidad
        (vista hacia atrás)

Al fondo de las praderas, en su parte más baja, comenzamos a vislumbrar una solitaria cabaña tras una muria

que rebasamos cruzando una nueva portilla de madera

alcanzándola después de una embarrada caleya que nos saca a su izquierda
        (vista atrás)

Es la cabaña de La Paxarina donde entroncamos con la pista que viene de Bermiego y que siguiéndola

nos acerca a las cabañas de La Llinariega

La pista comienza una corta subida y aunque en un primer momento dudamos y seguimos algo más adelante retrocediendo luego como se ve en el track, justo arriba de la pendiente sale un ancho camino a la derecha que desciende hacia el arroyo. Como en el entronque está completamente tupido, saltamos la muria y por el prado descendemos pegados a ella hasta encontrar un paso al ya despejado camino

Seguimos descendiendo por él, no sin dificultad por el barro y un cierre de alambre de espino que lo cruza y que hemos de sobrepasar, antes de llegar al mismo arroyo
arroyo. Como en el entronque está completamente tupido, saltamos la muria y por el prado descendemos pegados a ella hasta encontrar un paso al ya despejado camino

y  cruzarlo para unos pocos metros aguas abajo y visible desde el punto del vadeo, seguir por un sendero marcado por pisadas de ganado que va ganando un poco de altura
letamente tupido, saltamos la muria y por el prado descendemos pegados a ella hasta encontrar un paso al ya despejado camino

adentrándose en una zona muy tomada por avellanos y vegetación en la que se entorpece el avance e incluso algunas veces se pierde el propio sendero.

Éste nos lleva un buen trecho después, en descenso hasta el propio arroyo que nuevamente cruzamos a su margen izquierda, aquí baja seco –hoy al menos- para siguiendo casi en su orilla unos escasos 50 metros volver a cruzarlo ahora a su margen derecha y volver a un marcado sendero de tierra negra que comienza a elevarse para si en un principio discurre entre avellanos, Ir poco a poco dejándolos abajo 



adentrándose en una zona más abierta de vegetación donde comienzan a predominar las encinas a la vez que el camino se ensancha. Es la senda La Bobia.


Por élla vamos ganando altura por la ladera de la sierra de Tene
la senda La Bobia.

a la vez que las vistas se agrandan hacia Bermiego y la peñas de Champaza y Alba


continuando hacia el hombro sur de la sierra


Ahora ya en llano


y dando vistas primero al pico Gorrión

para una vez se va ganando el hombro sur de la sierra, ver primero el pantano de Valdemurio

apareciendo poco después la sierra de Caranga y el pueblo de Tene, a sus piés

La senda, ya en la ladera oeste de la sierra, comienza un pronunciado descenso hacia un visible pedrero

que poco después recorrerá en pronunciado ascenso

para seguir por un amplio camino

que enlazará con el camino empedrado que ya habíamos recorrido a primeras horas de la mañana

devolviéndonos a la pista que nuevamente cruzaremos para descender a Tene

y por sus caleyas hormigonadas llegar al coche, en su parte baja para dar por concluida esta guapa circular.

A modo de conclusión decir que el sentido de la misma, para mí al menos, es mucho mejor tal y como lo hicimos en esta ocasión porque la subida hasta el collado Meanes y la mortera de arriba, se hace a la sombra – a estas horas, comenzamos la ruta a las 9 de la mañana,  y en esta época del año -; creo que es mucho más entretenida, limpia  y con mejores vistas que la que lo hace desde el Pando la Mortera y el recorrido final de la senda La Bobia, al hacerlo contra el valle de Quirós en vez de contra el Aramo como se haría en sentido opuesto, le da una mayor vistosidad y apertura de vistas.



A modo de conclusión decir que el sentido de la misma, para mí al menos, es mucho mejor tal y como lo hicimos en esta ocasión porque la subida hasta el collado Meanes y la mortera de arriba, se hace a la sombra – a estas horas, comenzamos la ruta a las 9 de la mañana,  y en esta época del año -; creo que es mucho más entretenida, limpia  y con mejores vistas que la que lo hace desde el Pando la Mortera y el recorrido final de la senda La Bobia, al hacerlo contra el valle de Quirós en vez de contra el Aramo como se haría en sentido opuesto, le da una mayor vistosidad y apertura de vistas.

En esta ocasión no puedo daros tiempos parciales orientativos como acostumbro pues mi “compacta” dejó de funcionar en el descenso de la cumbre y no dispongo de los metadatos de las fotos que me pasaron Susi y Pedro, aunque desde el inicio en Tene hasta la cumbre empleamos poco menos de tres horas. Estuvimos arriba casi una hora y para el descenso, empleamos otras tres horas.

Así mismo incluyo el track del descenso ya que el mismo, sobre todo desde la Llinariega hasta enlazar con la senda La Bobia, es algo engorroso de reflejar mediante fotos debido a lo cerrado del bosquete de avellanos.

Powered by Wikiloc

descargar aquí

Bueno, pues esto es todo. Espero que os guste.

Hasta pronto.






.